Contacto: +34 96 157 43 99 |charcuteria@ohjamon.com

Oh Jamón

Productos ibéricos y gourmet en Torrent

Ponle sal a la vida

sal

Si hay un producto que no puede faltar en una cocina, es la sal. Un ingrediente capaz de arruinarnos un plato por exceso o dejar insípida la mejor receta si olvidamos añadirlo. Mucho se ha escrito sobre los beneficios y perjuicios de la sal para nuestro organismo y si algo tenemos claro todos los consumidores, es que hay que consumirla con moderación.

 

La másutilizada en nuestros hogares es la sal común. No parece ser la más adecuada según los especialistas, ya es extraída mediante procesos industriales. Se compone fundamentalmente cloruro sódico, a veces se le añade yodo, flúor y en algunas ocasiones también contienen aditivos y conservantes. No obstante, cada vez es más fácil encontrar alternativas a la sal común, hoy quiero hablaros de tres tipos de sales recomendables para dar sabor a nuestras recetas:

-Sal marina: Pudes encontrarla en escamas y en teoría los procesos de estracción son más naturales que los de la sal común. Como su nombre indica, procede de la evaporación de la sal marina. Además del cloruro sódico que la compone, también aporta otros minerales esenciales.

-Sal rosa del Himalaya: Sin duda la sal de moda. Formada a alta presión bajo las montañas hace 250 millones de años del Himalaya, se considere una sal más pura y natural. Contiene 84 minerales esenciales como calcio, potasio, magnesio, óxido de sulfuro, hierro, manganeso, flúor,  yodo, cinc y cromo. Su sabor es suave e ideal para condimentar carnes o pescados.

-Sal negra: Menos conocida, la llaman “Kala Namak”, es un tipo de sal mineral de roca no refinada muy especial. Su mayor característica es que tiene un sabor sulfuroso ya que contiene azufre y trazas de varios minerales, junto con el cloruro de sodio, de potasio y hierro.. Según la medicina hindú Ayurvreda, ayuda a la digestión. Un condimento ideal para las ensaladas.

Los dietistas recomiendan una ingesta diaria máxima de 2 gramos; si tenemos en cuenta que muchos alimentos ya contienen sal, sobretodo los procesados, eso significa añadir muy poca sal a los platos. Y ya que vamos a consumir poca, debemos intentar que sea de la mejor calidad posible.